Imagen Prensa

La marsopa, el cetáceo más pequeño del Atlántico norte

Wednesday, 13 September, 2017

Galicia se ha convertido en uno de los últimos reductos de la marsopa común (Phocoena phocoena) en España. La toñina, como la conocen en la costa gallega,  se avista, en especial, en las Rías Baixas y norte de Portugal. Aunque no es fácil. La población del cetáceo más pequeño del Atlántico norte ha sufrido una regresión, por lo que necesita medidas específicas para su conservación. 

En otras zonas de España su declive es aún más acusado. En el Mediterráneo ya hace siglos que se extinguió. En el caso del Cantábrico, su presencia es esporádica, mientras que en el golfo de Cádiz y el estrecho de Gibraltar solo se ha observado algún ejemplar de forma ocasional.

En el norte de Europa la marsopa cuenta con poblaciones más estables y se puede localizar en las islas Británicas, el canal de la Mancha, el mar del Norte, las costas de Noruega y la entrada del mar Báltico.

Este pequeño cetáceo habita cerca de la costa. Se diferencia de los delfines por la ausencia de morro y su tamaño, que raramente supera los dos metros de longitud. Su aleta dorsal también es pequeña y triangular. Otra característica singular se encuentra en sus dientes, de forma espatulada, caso único entre los cetáceos en los que suelen ser cónicos.

Los ejemplares del noreste Atlántico suelen basar su dieta en el jurel, la faneca o la bacaladilla, entre otros peces. Puede superar los 20 años de edad, pero sólo un 5% vive más allá de los 12 años.

Varios factores amenazan a sus poblaciones europeas. La marsopa común es capturada de forma accidental en diversas artes de pesca. Además, también se ha visto afectada por la degradación de los ecosistemas litorales y la contaminación, así como por el ruido submarino y otros impactos como las colisiones con embarcaciones.

Diversas iniciativas han trabajado para mejorar el conocimiento de la especie y fomentar su conservación, entre los que figuran proyectos  que cuentan con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad

En el marco del proyecto LIFE IP INTEMARES, también se van a impulsar acciones para contribuir a su protección. En concreto, se va elaborar un plan de conservación específico para la marsopa que contará con la participación de técnicos de  comunidades  autónomas y expertos en esta especie.

Otras medidas impulsadas para mejorar la situación de los cetáceos también beneficiarán a la marsopa, entre las que se encuentran actuaciones para mitigar el ruido submarino y reducir las colisiones con el tráfico marítimo, entre otras.

El mayor proyecto de conservación marina

LIFE IP INTEMARES, el mayor proyecto de conservación del medio marino en Europa, persigue conseguir una red de espacios marinos de la Red Natura 2000, gestionada de manera eficaz, con la participación activa de los sectores implicados y con la investigación como herramientas básicas para la toma de decisiones. Está coordinado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente,  a través de la Fundación Biodiversidad, el cual actúa también como socio mediante la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar.

Participan como socios el Instituto Español de Oceanografía, WWF-España, SEO/BirdLife y la Confederación Española de Pesca. Cuenta con la contribución financiera del Programa LIFE de la Unión Europea, así como del Fondo Social Europeo y el Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca, entre otras fuentes de financiación.

 

Inaugurado el Foro anual de tendencias en responsabilidad social corporativa y e ...

21 de Septiembre 2017

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), Isabel García Tejerina, ...

Seba (Cymodocea donosa), WWF España, Rogelio Herrera ©

Sebadales, las praderas marinas de las islas Canarias

21 de Septiembre 2017

Los fondos submarinos albergan tesoros de la biodiversidad que tienen su equivalente en el medio ter ...