Imagen Prensa

El urogallo cantábrico: el gallo de los bosques

Viernes, 22 Julio, 2016
El urogallo cantábrico: el gallo de los bosques

El urogallo común (Tetrao urogallus) es un ave galliforme, apodado el “gallo de los bosques” por ser una especie de montaña y de los bosques boreales. Existen algunas diferencias entre machos y hembras. Los urogallos macho, más grandes y corpulentos que las hembras, pesan entre 3 y 4 kilogramos y miden entre 75 y 90 centímetros de alto. Cuentan con un plumaje oscuro con cuello coloreado en azul verdoso y una cola larga que despliegan en abanico en época de celo. Las hembras llegan a pesar entre 1,2 y 2 kilogramos y miden entre 52 y 68 centímetros de alto. A diferencia de los machos, a las hembras les cubre un plumaje pardo anaranjado y rojizo.
 
En la Península Ibérica existen dos subespecies de urogallo, una en la cordillera Cantábrica y otra en los Pirineos. Los urogallos cantábricos ocupan la parte alta de los bosques (entre los 1.000 y 1.700 metros de altitud) y la orla supraforestal.
 
El periodo de celo de estas aves se extiende de finales de marzo a primeros de junio. Los urogallos macho practican un ritual en unas zonas llamadas “cantaderos” en las que se pavonean y entonan cantos para exhibirse frente a las hembras. Tras el apareamiento, las hembras depositan entre 6 y 8 huevos, que incuban durante 26 días.
 
El urogallo se alimenta de las plantas que tiene a su disposición según la época del año y el lugar donde habite, ya que comen un menú diferente en cada estación. Durante el invierno las hojas de acebo y los tallos verdes de arándano forman parte de su dieta. En primavera se alimentan de comida rica en proteína y fibra que encuentran en los brotes de distintas plantas. Durante el verano, consumen principalmente arándanos y otras bayas (moras, frambuesas o fresas) y en los meses de otoño comen bellotas y frutos de serbales, majuelos endrinos y escaramujos. Sin embargo, los polluelos son insectívoros hasta que cumplen cuatro semanas de edad, basando su dieta en hormigas, saltamontes o escarabajos. 
 
La presencia de los urogallos puede servir de parámetro indicador del estado de conservación de un ecosistema y de su biodiversidad. La subespecie cantábrica está considerada en peligro de extinción, ya que ha ido descendiendo en número en los últimos años. En la actualidad se estima que quedan unos 200 -300 ejemplares que habitan en la cordillera Cantábrica, centrándose su población en zonas del Principado de Asturias y Castilla y León, con unos pocos ejemplares también en Cantabria.
 
Entre sus principales amenazas se encuentran la fragmentación de la población, la pérdida de hábitat favorable, el aislamiento de ejemplares, la depredación, la competencia con otros herbívoros, la colisión con tendidos eléctricos no señalizados y vallados ganaderos peligrosos, así como otras causas derivadas de la actividad humana, como la caza ejercida sobre la especie durante décadas, actualmente prohibida. El cambio climático también se presenta como una causa probable del declive de su población. 
 
Debido a la situación de esta especie, la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente coordina el proyecto Life+ Urogallo cantábrico,  cofinanciado al 50% por la Unión Europea, a través de los fondos LIFE+, y que cuenta como socios con las comunidades autónomas de Cantabria, Principado de Asturias y Castilla y León, esta última a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León; el Consorcio Interautonómico para la gestión coordinada del Parque Nacional de los Picos de Europa; SEO/BirdLife y Tragsa y Tragsatec y con la cofinanciación del Organismo Autónomo Parques Nacionales y la Fundación Iberdrola España.

 

Tercer comité de gestión del proyecto LIFE SHARA

23 de Marzo 2017

El proyecto LIFE SHARA, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pe ...

Proyecto integrado LIFE IP INTEMARES

Arranca el proyecto LIFE IP INTEMARES

21 de Marzo 2017

La Comisión Europea ha seleccionado el proyecto “Gestión integrada, innovadora y participativa ...