fundación Biodiversidad

Imagen Cambio Climatico y Calidad Ambiental

El papel de la resiliencia en la composición de las comunidades de malas hierbas de agro-ecosistemas cerealistas. Respuestas adaptativas de la flora arvense al cambio climático

Flora arvense al cambio climático

El Instituto de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) ha finalizado el proyecto “El papel de la resiliencia en la composición de las comunidades de malas hierbas de agro-ecosistemas cerealistas. Respuestas adaptativas de la flora arvense al cambio climático” que ha contado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica a través de su convocatoria de ayudas 2017. El objetivo ha sido identificar las estrategias de adaptación al cambio climático que desarrollan los ganaderos extensivos en España en un marco de cambio global.

El cambio climático conlleva un proceso de modificación, adaptación y auto-organización de las relaciones en los ecosistemas que necesitan reajustar sus equilibrios para ser sostenibles a largo plazo. La biodiversidad es una variable esencial en los sistemas agrícolas, así como la forma en que se organiza y equilibra las interacciones entre las partes integrantes del agro- ecosistema. Sin embargo, existe una gran carencia de información sobre la sucesión de equilibrios y desequilibrios que se producen en los agro-ecosistemas.

El objetivo general de este proyecto ha sido estudiar en una zona modelo, con ambientes climáticos distintos basados en diferencias de altitud, la influencia de la variación de temperatura sobre las comunidades de malas hierbas que son integrantes de la biodiversidad de los agro- ecosistemas cerealistas, como medida de adaptación al CC.

En la zona modelo seleccionada, se llevó a cabo una búsqueda en distintas fuentes de datos para obtener los datos de temperatura y recopilar información sobre las especies de malas hierbas presentes en agro-ecosistemas cerealistas de secano en un rango de altitud de 300 a 1500 m. Los resultados obtenidos de las bases de datos se confirmaron con una monitorización de la flora arvense en una ruta centro-sur establecida.

Este estudio ha conseguido la descripción de la distribución de las poblaciones de malas hierbas en agro-ecosistemas cerealistas, a escala local y regional, sensibles a cambios de temperatura, contribuyendo así a la detección de los cambios de temperatura que se puedan producir en dichos sistemas. Han sido clasificadas especies de malas hierbas, las identificadas en las bases de datos, como aliadas para la sostenibilidad de los agro-ecosistemas de cereal. A través de un esquema de árboles de asociación entre las comunidades de malas hierbas y los rangos de altitud-temperaturas de la zona de estudio, se ha podido visualizar la capacidad de resiliencia de especies de malas hierbas al cambio climático.

 

Estado: 
Cerrado
Año Inicio: 
2017
Año fin: 
2019
Entidad ejecutora: 
Instituto de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA)