fundación Biodiversidad

Imagen Prensa

El espacio marino de Oriente y el Sur de Lanzarote-Fuerteventura se descubre como un paraíso de cetáceos

Viernes, 4 Septiembre, 2015
SECAC_INDEMARES

Tras varias campañas oceanográficas, las costas orientales de Fuerteventura y Lanzarote han mostrado que constituyen un auténtico santuario marino para los cetáceos donde se pueden encontrar hasta 28 especies diferentes de zifios, rorcuales, cachalotes, orcas, delfines y calderones, un tercio de todas las especies de cetáceos del mundo, lo que representa un extraordinario valor biológico.
 
Asimismo, las investigaciones del proyecto INDEMARES, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, han estudiado por primera vez de manera integral las montañas submarinas del Sur de Fuerteventura y han concluido que presenta una riqueza inusualmente elevada de biodiversidad. Antes del  proyecto únicamente existían algunos estudios específicos sobre la estructura geológica de los bancos o sobre el entorno y la formación del archipiélago canario, por lo que el territorio era prácticamente desconocido. Antes de comenzar con la investigación, se esperaba que los bancos de Amanay y El Banquete presentasen una riqueza biológica relativamente pobre debido a la situación geográfica en mar abierto y a elevada profundidad.
 
La zona en la que se sitúan los bancos está influenciada principalmente por la corriente de  Canarias, que es una derivación de la corriente del Golfo, y por los afloramientos costeros de agua sobre la plataforma noroeste del continente africano. Los vientos alisios barren la superficie del mar favoreciendo los afloramientos de aguas desde capas más profundas (upwelling), cargadas de nutrientes. Este mecanismo hace, de manera general, que la zona oriental de Lanzarote y Fuerteventura tenga una mayor productividad que el resto el archipiélago.
 
Así, sorprendió comprobar que gracias a las características de la zona, en la que se interceptan las corrientes y alteran las condiciones oceanográficas del entorno, lo que parecía ser un “desierto” en las profundidades, se transforma en un oasis de vida en mar abierto en el que se han identificado hasta el momento 771 especies diferentes.
 
En los fondos rocosos se han identificado 14 comunidades, 13 de ellas incluidas en la categoría “Arrecifes” de la Directiva Hábitats, donde encontramos hábitats dominados por el coral negro Antipathella wollastoni que forma densos jardines, y la comunidad de concreciones calcáreas algales (rodolitos) y macroalgas foliosas, ambas situadas en las zonas más superficiales de los bancos. Los hábitats de fangos batiales con poca materia orgánica y oxígeno, en los que la biodiversidad es muy pobre, están caracterizados por la presencia del coral solitario Flabellum chunii y los fangos con pennatuláceos o plumas de mar. Estos dos últimos hábitats han sido propuestos por el proyecto para que la Comisión Europea lo incluya en la Directiva como sensible.
 
Con la propuesta de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) a nivel europeo queda protegida, gracias a los resultados del proyecto LIFE+ INDEMARES, una superficie de casi un millón y medio de hectáreas de alto valor ecológico.

    

Una orca saliendo a respirar. Crédito: CEMMA.

El MITECO pone en marcha un estudio sobre la interacción de orcas con embarcacio ...

22 de Octubre 2021

Dentro de las acciones del proyecto LIFE INTEMARES, que coordinamos a través de la Fundación Biodive ...

Paisaje de bosque y agua

Nuevas narrativas de adaptación al cambio climático en el marco del proyecto LIF ...

21 de Octubre 2021

El proyecto LIFE SHARA publica 15 nuevas iniciativas de adaptación al cambio climátic ...