fundación Biodiversidad

Imagen Prensa

Se pone en marcha el programa de reforzamiento de la población de urogallo en la cordillera Cantábrica

Se trata de una iniciativa, pionera en España, coordinada por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

Se pone en marcha el programa de reforzamiento de la población de urogallo en la cordillera Cantábrica

Gracias al programa LIFE+ Urogallo cantábrico se han liberado en el Parque Regional de Picos de Europa, 3 ejemplares de urogallo criados en cautividad, en una iniciativa de conservación y colaboración entre administraciones pionera en España.

Viernes, 3 Octubre, 2014

Gracias al programa LIFE+ Urogallo cantábrico, que coordina la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se ha llevado a cabo la suelta de 3 ejemplares de hembra de esta subespecie en el Parque Regional de Picos de Europa en Castilla y León y ZEPA Picos de Europa en Castilla y León, que nacieron a finales del mes de junio y principios de julio en el centro de cría de Sobrescobio (Principado de Asturias).

Después de 12 semanas, fueron trasladados al parque de presuelta, instalado en un área óptima para su liberación y cuya función ha sido la de aclimatar a los urogallos al lugar, desarrollar su sentido de orientación en ese territorio, contribuir a la cohesión del grupo, aprender a alimentarse y ocultarse de los posibles predadores.

Los urogallos han permanecido en el parque de presuelta 8 días, transcurridos los cuales, y tras comprobar la correcta aclimatación de los ejemplares, se han abierto las puertas del parque para que los ejemplares lo puedan abandonar por su propia iniciativa y de forma tranquila y progresiva. Todas las labores de captura, traslado y liberación se han realizado con la máxima precaución, siguiendo los protocolos establecidos para estas acciones, generando el menor estrés posible a los ejemplares. Tras la captura en el centro de cría, los ejemplares han sido marcados con radioemisores, para poder identificarlos, monitorizarlos y valorar el éxito del programa de reforzamiento.

La selección del área de suelta se ha realizado siguiendo criterios como la calidad del hábitat, la posibilidad de dispersión de los ejemplares, la presencia de la subespecie en la zona y el grado de protección del territorio.

UN PROCESO DE CRIANZA COMPLEJO
La principal dificultad del programa de reforzamiento es la elevada tasa de mortalidad de los ejemplares jóvenes de esta especie, a la que, en el caso de los liberados, se podría sumar una menor capacidad de aclimatación. Por ello, el proceso de crianza de los 3 ejemplares ha sido complejo y muy cuidado, tratando de conseguir individuos capaces de adaptarse a la vida en libertad. En este sentido, se han reducido al máximo el manejo y las molestias que se pudieran ocasionar a las aves en el periodo de cría, disminuyendo al máximo el contacto visual con los cuidadores para evitar comportamientos atípicos frente a las personas. Además se les ha proporcionado una adecuada dieta natural, para facilitar la adaptación a los alimentos silvestres y se han desarrollado técnicas de manejo para potenciar comportamientos favorables de identificación y huida frente a los depredadores.

Asimismo, para favorecer la máxima supervivencia de las hembras de urogallo en la zona de suelta y posibilitar el éxito del refuerzo poblacional, se han acometido también actuaciones preparatorias en el hábitat como mejoras en la estructura de la masa o de señalización de cerramientos ganaderos, y de control de la presión de los depredadores y competidores. En todas las labores se ha contado con el apoyo y colaboración de la población local, propietaria del monte donde se llevan a cabo las actuaciones.

PROGRAMAS DE CRÍA EN CAUTIVIDAD
Los programas de cría en cautividad y de reforzamiento del urogallo cantábrico constituyen acciones piloto en la conservación de esta subespecie, y están basadas en experiencias previas realizadas en otros países europeos con otras subespecies de urogallo u otras galliformes. El éxito de la cría en cautividad depende de numerosos factores como los resultados del programa de captura, marcaje y retirada de puestas, de la productividad de las hembras reproductoras en el centro de cría, así como de las dificultades propias del proceso de cría en cautividad.

A pesar de la complejidad del programa de cría, el proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico apuesta por el reforzamiento de las poblaciones a partir de ejemplares cautivos para tratar de ayudar a frenar el declive de esta subespecie en peligro de extinción y como medida complementaria a las acometidas sobre el terreno. En concreto, en la cordillera Cantábrica, la baja densidad de las zonas que actualmente mantienen ejemplares de urogallo, y su escasa productividad, dificultan enormemente la posible recuperación de las poblaciones aisladas a partir de los núcleos-fuente naturales. El proyecto pretende reforzar estos núcleos y rescatar parte de la variabilidad genética que representan, sin por ello reducir los esfuerzos paralelos para la conservación de las poblaciones silvestres y de su hábitat.

En este sentido, el LIFE+ Urogallo cantábrico sigue las líneas estratégicas promovidas por el Plan de Acción de Conservación de Tetraónidas elaborado por la UICN y recogidas en la Estrategia para la Conservación del Urogallo Cantábrico de España.

Las acciones llevadas a cabo han seguido Ttambién las pautas recogidas en el documento técnico “Programa de reforzamiento de la población de urogallo cantábrico”.

PROYECTO LIFE+ UROGALLO
El proyecto LIFE+ 09 NAT/ES/000513 “Programa de acciones urgentes para la conservación del urogallo (Tetrao urogallus cantabricus) y su hábitat en la cordillera Cantábrica” tiene como objetivo fundamental frenar el declive de esta subespecie exclusiva del Noroeste de la Península Ibérica y fomentar su recuperación.

Las acciones del proyecto pretenden mejorar su estado de conservación y el de su hábitat, promover la educación ambiental y fomentar la sensibilización y participación de la sociedad.

El área de actuación comprende 16 ZEPA de la Red Natura 2000 en la cordillera Cantábrica y se desarrolla entre octubre de 2010 y diciembre de 2016.

El proyecto, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, está cofinanciado al 50% través del programa LIFE+, instrumento financiero de la Unión Europea para el medio ambiente, y cuenta como socios con las Comunidades Autónomas de Cantabria, Principado de Asturias y Castilla y León, esta última a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León; el Consorcio Interautonómico para la Gestión Coordinada del Parque Nacional de los Picos de Europa; Tragsa y Tragsatec; SEO/BirdLife y con la financiación del Organismo Autónomo Parques Nacionales y la Fundación Iberdrola.